• En Arpe, confiamos en una industria responsable y consciente.

    Sabemos que la única forma de avanzar, como empresa y como individuos, es cuidando nuestras acciones e impactos. Tanto sociales, como medioambientales y económicos. Y podemos (y queremos) poner de nuestra parte, especialmente donde más nos afecta: la industria textil.
  • Para ser sinceros, cualquier industria en el mundo impacta el planeta y las personas. El simple hecho de producir y consumir, no importa cómo ni dónde, tiene un efecto. Y la industria textil no es excepción. Sin embargo, nosotros somos los únicos responsables de qué impacto que queremos tener. Creemos que podemos ser responsables y conscientes con nuestras acciones, procesos, materiales y personas. Creemos que hay una forma más "sana" de producir y consumir que evita "sobreactuaciones", excesos y explotaciones. Sólo es cuestión de querer cambiar las cosas, para mejor, para nuestro futuro.

Entonces, ¿cómo contribuimos a una industria textil más sostenible?

  • Utilizamos materiales con el mayor contenido reciclado posible (rPET post-consumo).

    ¿Por qué "el mayor" y no "todo"? Los materiales reciclados ya han sido utilizados, “gastados”, por lo que la calidad no puede ser la misma que la de materiales nuevos y vírgenes. Por lo tanto, tenemos que usar la mayor cantidad de contenido reciclado que nos mantenga la calidad y la durabilidad de los productos. A lo largo de los años, hemos aumentado el contenido rPET de nuestras toallas de microfibra de un 10% a 30%.

  • Utilizamos la menor cantidad de materiales en todos nuestros procesos.

    Es muy importante aumentar la cantidad de reciclaje en nuestros productos pero, aún más, reducir la cantidad de materiales que usamos en general. Tendemos a creer que "más tela significa más calidad", solo por cómo nos hace sentir. Sin embargo, nuestras toallas son 200 gramos más ligeras que las de algodón, y hemos comprovado que secan 3 veces su peso.

  • Creamos productos monomateriales.

    “Reciclados pero también reciclables”, así queremos que sean nuestros productos, facilitando el reciclaje al final de su vida útil. Es decir, la mayoría de nuestros productos están fabricados con 100% poliéster. Así se pueden tirar todos juntos, sin tener que desmontarlos, haciéndote la vida más fácil y sostenible.

  • Hemos calculado la huella de carbono de nuestra empresa y nuestros productos.

    Si no tenemos información sobre el origen de nuestros impactos, no podemos cambiarlos. Conocer los efectos del diseño, la fabricación, la distribución, el uso y el reciclaje de todo lo que hacemos. Desde la primera idea hasta el final de la vida del producto. Y una vez sepamos eso, podemos comenzar a reducirlos. Y en esto estamos trabajando ahora.

  • Ecodiseñamos.

    Un ejercicio para investigar cómo podemos generar la menor cantidad de residuos, que hemos realizado y aplicado en nuestra fábrica. Encontramos las medidas más óptimas para nuestros productos y cortamos la tela acorde, hacemos más uso de los mismos patrones y telas, reutilizamos nuestros residuos.

  • Utilizamos nuestros restos de tela y residuos para crear otros productos.

    En nuestra parte B2B de la empresa de productos promocionales sostenibles, ofrecemos productos creados con nuestros propios residuos. Por ejemplo, nuestras fundas textiles están hechas de restos de tela y nuestros rellenos de almohadas (para un nuevo prototipo en el que estamos trabajando) están hechos de desechos de tela triturada.

  • Nuestro hilo reciclado y nuestras tintas están certificadas.

    Está muy bien decir que nos preocupamos por nuestro impacto, pero está aún mejor si podemos probarlo. Nuestro certificado GRS verifica el contenido reciclado de nuestros productos y las prácticas sociales, ambientales y químicas responsables en nuestra producción. El STANDARD 100 by OEKO-TEX es una etiqueta ecológica mundial que garantiza que las tintas con las que imprimimos digitalmente están libres de sustancias nocivas para el planeta y las personas.

  • Creamos productos duraderos porque la calidad es más importante que la cantidad.

    Uno de los principales problemas en la industria textil es nuestro consumo excesivo, comprando mucho y constantemente. Es por eso que buscamos durabilidad, creando productos significativos que duren, que solo necesiten comprarse una vez. Y los hemos probado para estar seguros. Entonces, sí, nuestras toallas pueden durar hasta 9 años.

  • Apostamos por la producción local y los artesanos locales.

    Fabricamos en nuestra propia fábrica en Arenys de Munt, somos 20 humanos increíbles que vivimos en los pueblos cercanos. Todo lo que podemos hacer, lo hacemos internamente. Y lo que no podemos hacer, lo buscamos en negocios cercanos, fomentando la producción a km0 y enriqueciendo la economía local.

1 de 3